Amor por el green


Una buena razón para viajar: una larga sesión de golf en un campo irresistible. Y mejor si se le agregan vistas al mar y hasta ballenas.

 

Los amantes del golf tienen cada vez más opciones de súper lujo para practicar este deporte, muchas de las cuales son, en realidad, pretextos perfectos para hacer las maletas y emprender el viaje. México ha sofisticado su oferta de campos de golf en los últimos años, y sus destinos de playa son en muchos casos los mejores lugares para jornadas enteras de juego y relajación.


Bahía de Banderas, del lado del Pacífico, está entre los preferidos de los jugadores de alto nivel, no sólo por las fantásticas vistas que ofrecen del mar —en el invierno, poblado de ballenas jorobadas—, sino también porque hay campos de diseño con firmas como la de Jack Nicklaus. Los jugadores expertos suelen traer su equipo consigo, pero siempre hay facilidad para adquirir nuevos hierros.