Cancún: Su acuario particular


Playa, shopping, diversión, gastronomía y hasta pirámides que cuentan la historia de una antigua civilización… ¿Todo en el mismo sitio? Sí.

 

Cancún es el núcleo mismo de la diversión en México, y por eso siempre es una buena idea de vacaciones (y un lugar marcado en el mapa para regresar una y otra vez), ya sea que planee todo un verano de relax y fiesta o que tenga sólo unos días disponibles para desintoxicarse del estrés cotidiano. Es un favorito porque, aunque aquí es posible sentirse alejado de todo, sigue siendo una gran ciudad, por lo que todo está muy a la mano, de la mejor gastronomía a la vida nocturna más enérgica, pasando por todos los deportes y una variedad de opciones de shopping suficiente para no parar entre tiendas y centros comerciales.

 

Es uno de los destinos playeros predilectos de los viajeros internacionales y un paraíso natural en el que la vegetación y la vida acuática se combinan con precisión. Y todo apenas a dos horas de vuelo desde la ciudad de México.

Si no concibe las vacaciones sin una jornada de exploración y una dosis de naturaleza, haga un paseo a la zona arqueológica maya de Tulum, una gran oportunidad para que toda la familia se asombre ante la grandeza de esta civilización milenaria.

O vaya un poco más allá, a Chichén Itzá, donde la magnificencia del Templo de Kukulcán no deja duda sobre por qué el sitio es considerado Patrimonio de la Humanidad y una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo Moderno. Bucear entre miles de peces en el ecosistema único de Cozumel es una parada obligatoria.

 

Para cerrar el día, nada como disfrutar una sesión de spa o explorar a fondo la magnífica escena culinaria, con muy buenos restaurantes de todo el mundo.