La fórmula perfecta


 

Los primeros viajes en la vida crean recuerdos indelebles; para que sean todo un éxito, el secreto está en una buena organización.


1. Los papás conocen los intereses de los chicos, y elegirán el destino pensando en ellos. Es una buena idea sorprenderlos con el viaje a Disney ya organizado, por ejemplo. Lo que no es tan bueno es extender la sorpresa hasta dos aviones y una escala después. Para entonces, la incertidumbre habrá acabado con todo su sentido del humor.


2. Vale la pena hacer un itinerario tan detallado como sea posible, de manera que considere todas las variables (tiempos de espera, modos de transporte, gastos), pero sea flexible en caso de que les llame la atención una actividad no contemplada de antemano.

 

3. Infórmese sobre servicios de babysitting y actividades diurnas para niños: son los mejores escapes para que los papás puedan ir al museo o cenar a solas.