Punta Cana: Lujo sobre el green


 

El paisaje más espectacular, incluidos el azul inimitable del Caribe y una laguna secreta, es el marco de la versión más exclusiva del golf.

El extremo este de República Dominicana ostenta uno de los mejores escenarios caribeños: arena clara y fina, mar azul profundo y una vasta población de cocoteros que, en conjunto, crean una imagen casi arquetípica del paraíso. A este cabo, Punta Cana, se viene a disfrutar del paisaje, las excursiones por la naturaleza y las fantásticas playas, pero también a experimentar los pequeños y grandes lujos de un destino en serio exclusivo.

Es especialmente preferido por los amantes del golf. El Punta Escapada Golf Club es, por su extensión y complejidad, uno de los campos consentidos de los jugadores intermedios y profesionales, pero vale la pena para quien quiera intentarlo, pues sus greens son perfectos y la vista al mar desde casi todos los hoyos es simplemente espectacular. El Iberostate Bávaro tiene una escuela de golf para principiantes y un campo que presenta retos incluso a los más experimentados. El Hard Rock Golf Club completa la oferta, con 18 hoyos rodeados de paisajes inigualables. Aquí es casi un deber ir en busca del mejor club de golf, una tarea nada sencilla.
Otra de las diversiones top de Punta Cana son los casinos. Una noche de tragos, ruleta y black jack es algo que hay que hacer al menos una vez en la vida, y más si se siente con suerte.

Sin embargo, el más grande lujo en este destino es acaso el más sencillo: la naturaleza. Una excursión por magníficos senderos entre la vegetación y muchas especies de aves tiene como destino final el Hoyo Azul, una hermosa laguna natural de aguas clarísimas (y frías) en las que es irresistible nadar.