De banquetes por el mundo


 

Los sabores y aromas narran la cultura de cada pueblo. Las recetas antiguas y modernas se transforman en experiencias dignas de mil viajes.

 

Antes de salir de su ciudad de origen, hágase tiempo para investigar la escena gastronómica del lugar que visita: le sorprenderá, casi por regla general, darse cuenta de que hay mucho que probar. Los grandes destinos combinan una oferta de comida tradicional imprescindible con alta cocina que parte de lo más típico y llega a la culinaria internacional en todas sus posibles expresiones. Hay que darse tiempo para explorarlo todo, aunque inevitablemente se quedará con antojo de más.

En América Latina, las cocinas que requieren más tiempo de exploración son la peruana —protagonizada por el ceviche más espectacular y miles de especies de papa— y la mexicana —basada en el maíz y reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.