Relajarse como un profesional


 

Hay spas que son todo un destino en sí mismos, pretextos perfectos para olvidarse de todo. Vaya agendando, antes del viaje, su masaje ideal.

 

La oferta de spas se ha diversificado tanto que no hay destino que no tenga locales fabulosos entre los cuales escoger. El mejor depende de lo que esté buscando, y el objetivo es siempre el mismo: encontrar un espacio íntimo en el cual deshacerse de todo el estrés. Si viaja en pareja, tome en cuenta que muchos spas ofrecen tratamientos para dos, una experiencia revitalizante que los pondrá en sintonía y los acercará.

La visita también puede ser una buena ocasión para conocer más a fondo la cultura del lugar. En muchos casos se utilizan técnicas tradicionales o productos regionales. En México, por ejemplo, no es raro encontrar rituales de temazcal o tratamientos de inspiración maya; hay culturas, como la tailandesa, en que el spa es toda un área del conocimiento.