Búzios: con el viento a favor


 

Ir de playa en playa, una mejor que la anterior, o que el viento dicte el rumbo sobre el mar: es el plan perfecto en este rincón de Brasil.


Las playas de Búzios abren el abanico de actividades para todos los posibles perfiles de viajero: desde la intimidad de refugios cubiertos por naturaleza virgen hasta costas en las que la fiesta, los deportes acuáticos y la diversión son la norma. También son célebres aquellas en que el oleaje tranquilo y un viento intenso convierten el mar en una pista perfecta para la navegación a vela. Ferradura, Tartaruga y Azeda están entre las favoritas de los viajeros, pero vale la pena recorrerlas todas.

 

Esta sección del sureste brasileño, bañada por el Atlántico, es característica por la multitud de culturas que en ella conviven, lo que ha dado un ambiente único, un estilo arquitectónico que no se encuentra en ningún otro sitio y una escena culinaria muy particular, producto de las mezclas e influencias. Un paseo por Rua das Pedras, en el centro, da una buena muestra de la singularidad de este destino. Aquí se encuentra cualquier restaurante imaginable, bares de primer nivel y todo el shopping que un viajero pudiera necesitar: galerías, boutiques de todo el mundo y tiendas de artesanías locales. Es perfecto para caminar sin prisa para verlo todo y disfrutar la vida de Búzios en pleno, incluida una parada en un bar mientras cae la tarde.

 

Aunque siempre se puede comer en alguna de las playas y tomar un trago con la vista del mar, es muy recomendable explorar los restaurantes. Los pescados son muy buenos, lo mismo que los camarones, y la amplia carta de comida internacional es perfecta para cualquier antojo.

 

Ver Desarrollos Afiliados en Buzios >>