Hide Login: falseMessage Number: 0

TE RECOMENDAMOS

Cusco: más allá de Machu Picchu


Buenos Aires ciudad del tango

 

Esta ciudad peruana es más que la puerta de entrada al centro ceremonial: el valle que lo rodea abunda en vestigios de una civilización prodigiosa.

Muy cerca del centro de Cusco encontrará el mayor ejemplo del sincretismo inca y español: dentro del Convento de Santo Domingo reposa Coricancha, un templo inca de piedras labradas que alguna vez estuvieron recubiertas de oro.

Cusco fue construida con la forma de un qoa, un felino de la región. En el sitio de su cabeza se erige Sacsayhuamán, una imponente fortaleza. Siga el trazo en zigzag de sus tres grandes muros principales, que dibujan los dientes del felino con piedras de hasta nueve metros de altura. Su tacto aterciopelado es obra de los artesanos incas. Hay unas rocas talladas en pendiente donde podrá deslizarse como en un tobogán.

Si se interna en el Valle Sagrado encontrará Chinchero: una auténtica aldea inca con casas de piedras labradas en forma de almohadilla para resistir mejor la lluvia. Ahí podrá adquirir preciosas telas de oveja y alpaca, hiladas y teñidas a la usanza tradicional, y degustar platillos incas: el delicioso cuy horneado y el charqui —carne seca.

Su siguiente parada debe ser Ollantaytambo, un centro ceremonial tan imponente como Machu Picchu. Se trata de una aldea de casas incas y coloniales habitadas en la actualidad.

Buenos Aires ciudad del tango

Descubrirá que usan un antiguo sistema de distribución de agua con canaletas. Ascienda por su ladera entre murallas, caminos y terrazas de piedra rosa. En lo alto encontrará los impresionantes monolitos del Templo del Sol. Contemple desde ahí una vista del Valle Sagrado que quita el aliento.

Muy cerca se maravillará con una de las más bellas reliquias incas: Písac. Una serie de terrazas agrícolas cuya silueta amoldada a la montaña es la de una delicada ave.

La mejor época para viajar a Perú va de mayo a octubre, aprovecha y haz tu confirmación con RCI.